La compraventa de viviendas es el aceite indispensable para que funcione el engranaje del sector inmobiliario y, en estos momentos, va sobre ruedas. En el primer semestre del año se han vendido en la provincia de Málaga un total de 14.364 inmuebles, lo que representó un crecimiento del 13% respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Fomento. Que haya fuertes incrementos porcentuales no es llamativo porque con la crisis se tocó suelo y, a poco que se remontara, el aumento en porcentaje iba a ser espectacular. No obstante, ya no se habla de un fenómeno coyuntural sino que entre enero y junio se han realizado las mismas ventas que en el año 2008, cuando se inició la crisis del ladrillo. Normalmente, en el segundo semestre del ejercicio tiende a conseguirse un volumen similar, por lo que Málaga podría cerrar el año con unas 28.000 viviendas vendidas, un parámetro acorde a la demanda existente en una provincia con 1,6 millones de habitantes captadora de empresas y con un saldo migratorio positivo tanto nacional como extranjero.

 

Ha sido especialmente satisfactorio el segundo trimestre, pues se contabilizaron 8.211 unidades, un 33% más que entre enero y marzo. Eso implicó la venta de 91 viviendas diarias en ese segundo trimestre.

Si se analiza el sector por municipios, Málaga y Marbella son las que mueven un mayor número de transacciones, si bien en el caso de la capital las ventas han aumentado un 22,8% y en Marbella han descendido un 2,8% entre enero y junio respecto al primer semestre de 2015. En Málaga se rozan las 3.000 unidades y en Marbella se superan ligeramente las 2.000. También están por encima del millar de viviendas vendidas Benalmádena (25% más), Estepona (21% más) y Mijas (15% más). Torremolinos se queda cerca del millar tras disparar un 46% sus operaciones.


Por otra parte, Fomento elabora el perfil del comprador en función de su procedencia. Málaga es tradicionalmente la segunda provincia española con mayor número de ventas a extranjeros no residentes, tras Alicante, y así sigue siendo. En el primer semestre los foráneos no residentes compraron 592 inmuebles, el número más alto desde 2007.