Noticias

La Junta de Gobierno Local ha aprobado más de una decena de licencias urbanísticas por un valor total de 4,1 millones de euros.

Así lo ha anunciado el portavoz del Equipo de Gobierno, Javier Porcuna, quien ha recordado que este montante se suma a los 12 millones de euros en licencias para diferentes proyectos que se aprobaron en dos Juntas de Gobierno Locales del pasado mes de octubre.

Concretamente, hoy se ha dado luz verde a licencias de obras para viviendas unifamiliares en las urbanizaciones Samisol (522.000 euros), Arroyo Nagüeles (665.000 euros), Santa Clara (608.000 euros), Sierra Blanca (1,1 millones), Linda Vista (243.000 euros); para un vial en Gualdamina Baja (100.477 euros) y para edificios de oficinas y viviendas en la calle Marqués del Duero de San Pedro Alcántara por más de 400.000 euros.

También se han aprobado licencias de demolición para acometer distintas reformas en Guadalmina Baja (34.800 euros), Porqueroles (20.000 euros), Altavista (143.000 euros), Valle del Sol (60.000 euros) y un edificio en el Polígono Industrial de San Pedro (318.000 euros).

En su reunión semanal, la Junta de Gobierno Local ha respaldado la justificación de tres subvenciones que se concedieron a la Coral Polifónica (1.700 euros), el Coro Rociero (700 euros) y la asociación Mujeres en las Veredas (900 euros).

Por último, se ha aprobado el total de horas extras de la Policía Local en la reciente Feria de San Pedro Alcántara con un coste de 47.000 euros.

LEER MÁS

La compraventa de viviendas es el aceite indispensable para que funcione el engranaje del sector inmobiliario y, en estos momentos, va sobre ruedas. En el primer semestre del año se han vendido en la provincia de Málaga un total de 14.364 inmuebles, lo que representó un crecimiento del 13% respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Fomento. Que haya fuertes incrementos porcentuales no es llamativo porque con la crisis se tocó suelo y, a poco que se remontara, el aumento en porcentaje iba a ser espectacular. No obstante, ya no se habla de un fenómeno coyuntural sino que entre enero y junio se han realizado las mismas ventas que en el año 2008, cuando se inició la crisis del ladrillo. Normalmente, en el segundo semestre del ejercicio tiende a conseguirse un volumen similar, por lo que Málaga podría cerrar el año con unas 28.000 viviendas vendidas, un parámetro acorde a la demanda existente en una provincia con 1,6 millones de habitantes captadora de empresas y con un saldo migratorio positivo tanto nacional como extranjero.

 

Ha sido especialmente satisfactorio el segundo trimestre, pues se contabilizaron 8.211 unidades, un 33% más que entre enero y marzo. Eso implicó la venta de 91 viviendas diarias en ese segundo trimestre.

Si se analiza el sector por municipios, Málaga y Marbella son las que mueven un mayor número de transacciones, si bien en el caso de la capital las ventas han aumentado un 22,8% y en Marbella han descendido un 2,8% entre enero y junio respecto al primer semestre de 2015. En Málaga se rozan las 3.000 unidades y en Marbella se superan ligeramente las 2.000. También están por encima del millar de viviendas vendidas Benalmádena (25% más), Estepona (21% más) y Mijas (15% más). Torremolinos se queda cerca del millar tras disparar un 46% sus operaciones.


Por otra parte, Fomento elabora el perfil del comprador en función de su procedencia. Málaga es tradicionalmente la segunda provincia española con mayor número de ventas a extranjeros no residentes, tras Alicante, y así sigue siendo. En el primer semestre los foráneos no residentes compraron 592 inmuebles, el número más alto desde 2007.

LEER MÁS

La ciudad bate récord de viajeros este verano, con un registro de turistas en los meses de julio y agosto de 176.468 personas y un repunte de visitantes del 15,15% respecto al año anterior. Todo ello, junto a las operaciones de compraventa de viviendas de segunda mano, que han crecido un 84,30% desde 2012, convierten al municipio costasoleño en motor económico de la provincia junto a la capital malagueña.

 

Marbella presenta síntomas de recuperación y una cierta mejoría de la actividad, sustentada en los buenos datos turísticos registrados este verano, con un aumento de viajeros del 8,78% frente a 2015, y que junto a las operaciones de compraventa de viviendas sitúan a la ciudad como motor económico de la provincia junto a la capital malagueña, según los expertos consultados.

Así lo avalan los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En agosto, Marbella ha experimentado un incremento de viajeros del 15,15% respecto al año anterior, con un total de 94.331 visitantes, y un aumento del 14,8% respecto a julio, fecha en la que visitaron el municipio 82.136 turistas. La ocupación hotelera alcanzó un 77,96%, elevándose hasta el 79,59% los fines de semana. De junio a agosto se registraron 1,08 millones de pernoctaciones en la ciudad.

En este sentido, el presidente del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT Marbella), Juan José González, afirma que «el verano ha sido extraordinario», sumado al alargamiento de la temporada alta durante junio y septiembre. Así, el turismo y el inmobiliario son los sectores más punteros de Marbella, los cuales tiran del resto de la economía local, como la restauración, el comercio o el golf. «Toda la actividad económica se ha revitalizado enormemente en este año», afirma González.

La mejora económica a nivel mundial y los problemas de seguridad en destinos turísticos que compiten con Marbella, junto a la oferta de un producto diferenciado basado en la calidad hacen que la ciudad esté a la vanguardia en la recuperación.

Asimismo, factores clave como un buen clima, seguridad, una red de infraestructuras como el AVE, el aeropuerto de Málaga o autopistas, y grandes marcas de moda o automoción, están provocando el inicio de la recuperación de Marbella, explica el presidente de la Federación Andaluza de Urbanizadores y Turismo Residencial, Ricardo Arranz.

En sus 114 kilómetros cuadrados de extensión, Marbella cuenta con siete hoteles de cinco estrellas, de los cuales tres ostentan la calificación de Gran Lujo, y 19 de cuatro estrellas, lo que la convierten en destino de lujo por excelencia a nivel provincial y andaluz. Sobre ello, el presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (AEHCOS), Luis Callejón, afirma que la ciudad se encuentra a la vanguardia en infraestructuras hoteleras ya que Marbella concentra «el mayor número de cinco estrellas de la provincia» porque «el público que ha venido aquí ha sido siempre de mayor gasto de bolsillo». En su opinión, prueba de la reactivación del sector en Marbella y la provincia es que «este año no se han lanzado ofertas de última hora como en años anteriores debido a la demanda que hemos tenido».

Además, el municipio presenta una oferta diferenciada con la implantación de grandes marcas como Ferragamo, Lanvin o Prada, siendo Puerto Banús el epicentro del lujo en la ciudad. Entre la oferta gastronómica local se encuentran cuatro restaurantes con Estrella Michelin, siendo el máximo exponente el chef Dani García.

Miguel Gómez, que regenta la joyería Gómez & Molina, atribuye el aumento de turistas al contexto internacional y lamenta que a pesar de ello sólo se ha experimentado un «ligero incremento de la actividad». Gómez y Molina también defiende que el sector del lujo «sigue siendo el principal atractivo de la provincia».

El presidente de la Asociación de Comerciantes de Puerto Banús, Giusseppe Russo, también afirma que los empresarios del recinto portuario han notado una mejoría de la actividad desde 2014, pero lamenta que el aumento de turistas no ha estado acompasado con un aumento de los ingresos.

En el terreno inmobiliario, la ciudad experimenta desde 2012 un importante aumento de las operaciones de compraventa de viviendas, principalmente de segunda mano, alcanzando su cota máxima en 2015 con una subida del 84,30%, con un total de 4.110 operaciones registradas, según los datos del Ministerio de Fomento.

Marbella continúa manteniendo uno de los pilares estructurales de su economía, y aunque la anulación del Plan General de Urbanismo de 2010 por parte del Tribunal Supremo a finales del pasado año ha generado efectos adversos, los expertos ven en esta medida una oportunidad.

De esta opinión es el presidente de los promotores andaluces, Ricardo Arranz, quien espera que la Junta de Andalucía dé una solución específica a Marbella, para lo que aseguró que «está mentalizada para ello». Arranz aseguró que el sector está en plena ebullición y prevé que con la redacción del nuevo plan se fomenten nuevas construcciones que se adecúen a la demanda actual de viviendas modernas, de calidad y diseño minimalista.

En cuanto a la inversión, todas las fuentes consultadas aseguran que el interés por Marbella no ha declinado, y que tanto Málaga como Marbella «suponen una atracción para grupos de distintas nacionalidades que están muy interesados en hacer grandes proyectos (hoteles, edificios, centros comerciales), según el presidente de la Federación de Asociaciones de Extranjeros de la Costa del Sol, Ricardo Bocanegra.

Como nacionalidades inversoras destacó Bélgica y Noruega en construcción, turismo y hostelería, así como rusos y árabes, estos últimos interesados en adquirir viviendas para obtener la residencia.

Para Carola Herrero, presidenta de los comerciantes del centro histórico, en el caso antiguo se está notando cierta mejoría, pero mucho mayor en el sector de la hostelería que en el pequeño comercio. 

LEER MÁS
Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y de servicios (como mostrar mapas cartográficos o permitir compartir propiedades en redes sociales)


Más información